Home > History, Microblogging, Social networks > La primavera árabe: ¿una “revolución Facebook”?

La primavera árabe: ¿una “revolución Facebook”?

Hace menos de un año, el mundo fue testigo de un hecho sin precedentes, una gesta que cambiaría la Historia: el mundo árabe se alzaba unido contra los regímenes dictatoriales establecidos desde hacía algún tiempo – en algunos casos más de 30 años – en pos de la democracia y los Derechos del Hombre y del Ciudadano. “Hartos del faraón”, escribía Javier Valenzuela para El País (Madrid, 26-01-2011). 

Ello, no obstante, no es lo único que quedará para siempre escrito en los libros de Historia. Lo verdaderamente singular y sin parangón fue la rapidez con la que las protestas se propagaron de un país a otro, de un ciudadano a otro. Esto no hubiera sido posible – aseguran los expertos – sin la ayuda de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, especialmente sin las redes sociales y los microblogs. Según The New York Times, “los manifestantes “disparaban tweets” frente a las balas”. No hay duda de que las nuevas tecnologías fueron un elemento clave en el éxito de lo que algunos llaman “primavera árabe” o “renacimiento árabe”; buena muestra de ello es la elección del directivo egipcio de Google Wael Ghonim como hombre del año por parte de Time, por delante, incluso, de Assange y Obama. En efecto, el año 2010 vio la consagración de las redes sociales y de Internet como un verdadero instrumento de movilización. Este trabajo busca analizar y comprender el papel que jugaron las redes sociales en la transmisión de un mensaje alborotador, transgresor y alentador.

Antes de comenzar, conviene tener en cuenta que vivimos en un mundo en el que expresiones como “revolución Facebook” o “mundo árabe” se emplean a menudo de manera eufemística, pues designan vagamente ideas muy heterogéneas y complejas. En efecto, los países árabes albergan realidades políticas, económicas y sociológicas muy diferentes – no se vive igual en Egipto que en Libia o Arabia Saudí -, a pesar de que muchos de ellos están regidos por la sharia. Del mismo modo, si bien es cierto que las nuevas tecnologías de la información son un fenómeno reciente – que avanza a pasos agigantados -, la “revolución Facebook” no es comparable entre los árabes que hace un año se unieron en pos de la democracia y los adolescentes occidentales que hacen uso de las redes sociales de una manera, muchas veces – no siempre -, inconsciente e imprudente. Aquí, sin embargo, emplearemos el término Oriente Próximo, que, a mi parecer, resulta más objetivo y riguroso.

La gota que colmó el vaso fue la brutal muerte de Khaled Said, cuyas fotos fueron, como afirma Alberto Priego Moreno, publicadas y propagadas “a través de las redes sociales”, lo que provocó “que la población se rebelara usando una herramienta que el régimen de Mubarak no podía controlar, las redes sociales e Internet. Gracias a estos nuevos medios, que bien podían denominarse “sociedad civil virtual”, los egipcios lograron organizarse para ocupar la Plaza de Tahir hasta la salida de Hosni Mubarak” [1]. Muchos medios de comunicación mostraron al mundo, como dice Priego, “la importancia de las nuevas tecnologías resultó crucial para el desarrollo de las protestas. Tal es así que dos días después del estallido en la Plaza de Tahir, el régimen de Mubarak trató de bloquear todo elemento digital que pudiera servir para aglutinar gente en su contra, es decir: Twitter, Facebook e incluso las redes de Blackberry. En el caso de Egipto hay un dato que llama la atención que a pesar de tener una tasa de alfabetización muy baja (70%) Egipto es el país de Oriente Medio con el mayor porcentaje de móvil por habitante: 8 de cada 10 egipcios tienen móvil en propiedad”.

Como decía Amnistía Internacional el 31 de enero de 2011 en su página oficial de Internet,  “los teléfonos móviles y las redes sociales han contribuido de manera significativa a que la población se decidiera a salir a la calle y a la organización de las protestas, en las que la población ha utilizado la cámara de sus teléfonos móviles para poner al descubierto la realidad de los actos de violencia y tortura cometidos por la policía. Es por este motivo que las autoridades egipcias se muestran tan decididas a dirigir sus actuaciones contra móviles y redes sociales.” Lo que las autoridades no podían evitar era el apoyo incondicional de la diáspora y de gentes de todo el mundo, que no dejaron de “twitear” a lo largo de toda la revolución.

No obstante, también hay quien piensa que las redes sociales no son tan buenas como los árabes pudieron pensar durante las revueltas. Mark Zuckerberg, creador de Facebook, afirmó el 25/5/2011 que “Facebook no fue necesario ni suficiente para que cualquiera de estos eventos ocurriera”. Algunos expertos, como Evgeny Morozov [2], escépticos del impacto que, se cree, tuvieron las redes sociales sobre los regímenes autoritarios, afirman que “las redes ayudan a las dictaduras” más que a los revolucionarios.

En cualquier caso, como afirma Y. Gonzalez-Quijano [3], “al igual que las revoluciones europeas de antaño, que se alimentaron de la nueva cultura impresa en general y de las tesis de los filósofos del Iluminismo en particular, parece que la primavera árabe ha florecido sobre el manto fértil de la nueva cultura digital”. La cuestión es: ¿qué sería de nosotros si en la Revolución Francesa Lafayette, Robespierre y los sans-culottes hubieran tenido la oportunidad de “twitear” lo que pasaba?

Citas

[1] PRIEGO, Alberto, “La primavera árabe: ¿una cuarta ola de democratización?”, UNISCI Discussion Papers, núm. 26, mayo, 2011, p. 84: http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/767/76718800004.pdf

[2] MOROZOV, Evgeny, “The Net Delusion: The Dark Side of Internet Freedom”, enero de 2011, en Chatfield, Tom (2011-01-08). “Review of The Net Delusion: How Not To Liberate The World, By Evgeny Morozov”. The Observer. Retrieved 2011-09-23.

[3] GONZALEZ-QUIJANO, Y.: «Túnez, El Cairo: la revolución árabe y sus orígenes digitales» en awraq. Revista de análisis y pensamiento sobre el mundo árabe e islámico contemporáneo No 3, nueva época, 1/2011, pp. 87-96.

Bibliografía consultada

-  Heba, Morayeb Fatma “The View From Liberation Square” The New York Times, 28 de enero de 2011.

- GONZALEZ-QUIJANO, Y., “Las revueltas árabes en tiempos de transición digital. Mitos y realidades“, publicado en la revista Nueva Sociedad No 235, septiembre-octubre de 2011

About these ads
  1. December 14, 2011 at 5:45 pm

    El mundo entero ha podido verle las orejas al lobo y meter la nariz en todas las atrocidades que se viven en algunos países de Oriente. Tu conclución, soberbia

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: